Cuentini

Los Topos y el oro escondido

Había una vez un grupo de adorables topos que vivían bajo la tierra en una casa de oro. Su hogar brillaba como el sol y se encontraba en el lugar más hermoso que se podía imaginar, bajo un prado verde y repleto de flores de colores brillantes. Los topos eran muy felices allí, siempre jugando y explorando su reino subterráneo.

Mientras los topos estaban excavando túneles y cantando canciones, un grupo de malvados piratas encontraron un mapa antiguo en un barco abandonado. El mapa les indicaba la ubicación de un tesoro escondido, justo debajo del prado donde vivían los topos. Los codiciosos piratas comenzaron a excavar la tierra con gran determinación, buscando el preciado tesoro.

Los topos pronto se dieron cuenta de que estaban siendo acechados por los intrusos. Se reunieron en su casa de oro y pensaron en una manera de proteger su hogar y a sí mismos. Sabían que tenían que actuar con astucia para evitar que los piratas robaran su querido hogar.

Los valientes topos comenzaron a empujar su casa de oro hacia la superficie. 

Esperaron pacientemente a que el sol se elevara en el cielo, creando un brillante reflejo dorado en su casa de oro. Los rayos del sol se reflejaron directamente en los ojos de los piratas, cegándolos momentáneamente. Los piratas gritaron y tropezaron, confundidos por el destello.

Los piratas, ya desorientados y deslumbrados por el resplandor dorado, perdieron el equilibrio y cayeron en un arroyo cercano. El arroyo tenía una fuerte corriente que arrastró a los piratas lejos del prado y de la casa de los topos. Los malhechores se alejaron en el río, sin tener idea de cómo regresar.

Los topos miraron al río alejarse con los piratas y se abrazaron emocionados. Habían protegido su hogar y su tesoro de manera ingeniosa. 

Y así, los topos demostraron que, incluso en el mundo subterráneo, la astucia y la amistad pueden prevalecer sobre la codicia. Vivieron felices para siempre en su hogar de oro, siempre agradecidos por la luz del sol y el reflejo que los mantuvo a salvo de los intrusos malintencionados.

Reflexión

La historia de los topos y su tesoro de oro también nos recuerda la importancia de cuidar nuestro planeta y de ser responsables con los recursos naturales. La minería ilegal del oro es un problema real que causa un daño significativo al medio ambiente. La búsqueda desenfrenada de este valioso metal precioso a menudo involucra la destrucción de bosques, la contaminación de ríos con sustancias tóxicas y la alteración de los ecosistemas.

Así como los topos protegieron su hogar y su tesoro de manera ingeniosa, nosotros también debemos encontrar formas más sostenibles de extraer y utilizar los recursos naturales, para asegurar que nuestras futuras generaciones puedan disfrutar de un planeta saludable y próspero.

Dibujos para colorear

Sonia Jerez

Escritora y conferencista con más 10 años de experiencia en la educación infantil y desarrollo creativo. Ha ganado varios premios internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad